← Volver a la lista de posts

¿Por qué no es tarde para cambiar de carrera?

Siempre me ha gustado considerarme un emprendedor. Siempre he creído que emprender es tener una idea de negocio y sacar esta idea adelante. Hoy precisamente me dio la curiosidad y quise aprender más, no de lo que significa ser emprendedor, sino de saber más de los origenes de esta palabra, tan común hoy en día.

Al buscar emprendimiento en Google el primer resultado que obtuve fue la definición de esta palabra, que fue la siguiente: “Inicio de una actividad que exige esfuerzo o trabajo, o tiene cierta importancia o envergadura.”

Ahora teniendo claro que el emprendimiento no es solo crear un negocio sino tomar riesgos para tomar acción sobre cualquier situación, decidí que era momento de compartir mi experiencia, mi historia y las razones de porque hoy en día, aún siendo empleado por primera vez en mi vida, me considero más emprendedor que en muchas otras situaciones de mi vida.

Hace ya unos 6 meses que decidí hacer un cambio en mi vida profesional. Los resultados que estaba obteniendo en los negocios que estaba “emprendiendo” en aquellos días no eran los que yo esperaba, lo que hacía me gustaba pero no me sentía particularmente apasionado por muchos de los aspectos de mis actividades diarias. Fue en este momento en el que tomé una decisión un poco radical. Dejar todo atrás y empezar de cero un nuevo proyecto, un nuevo camino, asumir un nuevo reto. Y fue en este momento en que llegó a mi vida la programación (anteriormente había leído algo pero nunca había tenido la oportunidad de ir más a fondo). Por muchos aspectos como la comunidad, los recursos y, no lo puedo negar, también el aspecto financiero, me atrajo. Decidí que aprender a programar sería mi nuevo camino, mi nuevo reto.

Para ponerlos un poco más en contexto: tengo 26 años, pase 5 años de mi vida en la universidad donde me gradué de Administración de Empresas Agropecuarias, luego pase 2 años en una startup de operaciones turísticas, vivo con mi novia, tengo tantos problemas como una persona común, tengo tantas obligaciones como una persona común. Tomar esta decisión significaría más problemas personales, más problemas económicos, incertidumbre por no saber hacía donde iba, ni cuando iba a llegar. Aún así la decisión estaba clara para mi, mi felicidad sopesaba todas las desventajas e inconvenientes.

No fue algo fácil pero llegó el momento de buscar trabajo donde podría poner a prueba todo lo que había aprendido, y donde finalmente sabría si había o no tomado la decisión correcta. Al igual que siendo Administrador de Empresas Agropecuarias, Operador turístico no demoraron en llegar los “no” y los rechazos, empresas tras empresas me rechazaban por mi falta de experiencia y conocimiento, pero algo era totalmente diferente, era feliz, me gustaba lo que hacía y no estaba dispuesto a aceptar el fracaso. Continue buscando hasta que finalmente la oportunidad se dio. Hoy en día trabajo como programador, y definitivamente no cambiaría el trabajo que tengo por ninguno de los que he tenido anteriormente.

Si yo pude, ¿Tu por qué no?

¡Atrévete a soñar!

Finalmente me gustaría resaltar que durante todo este proceso tuve la fortuna de contar con el apoyo incondicional de algunas personas (especialmente por parte de mi novia Daniela Olaya), y de encontrarme con un gran programa como lo es Make it Real con grandes mentores y excelentes compañeros que hicieron del recorrido algo más ameno.

P.S Mi novia también renunció a su trabajo donde era infeliz y ahora empezó su propio negocio de adiestramiento canino.

comments powered by Disqus